Páginas vistas en total

miércoles, 16 de abril de 2014

Siria. A tres años de conflicto armado.


Durante los primeros meses de este año, la agenda política internacional ha estado copada en gran medida por los acontecimientos ocurridos en Ucrania y Crimea, dada su importancia en el trazado de una situación que significa un punto de inflexión en las relaciones internacionales que no habían pasado por un hecho tan determinante desde las acciones terroristas en Estados Unidos en septiembre de 2001. 

Sin embargo, en Siria el conflicto sigue desarrollándose en una dirección que las potencias occidentales no pudieron prever y al cumplirse, durante el mes de marzo pasado, tres años del inicio de los enfrentamientos, la oposición, con el apoyo de Estados Unidos y Europa no ha podido lograr el objetivo supremo que se trazó cual era el derrocamiento del gobierno de Bashar al Assad.

Al contrario, el ejército sirio con el apoyo de Hezbollah ha logrado recuperar importantes zonas que hasta hace pocas semanas o meses dominaban las fuerzas mercenarias y la oposición armada. En el marco de los cambios estratégicos en la zona de operaciones llevadas a cabo por las fuerzas militares gubernamentales, se ha producido la liberación de la ciudad de Yabrud, principal bastión de la oposición militar al norte de la capital muy cercana a las fronteras libanesas, la que hoy se encuentra en manos del ejército sirio como paso previo a la liberación definitiva de la franja fronteriza con Líbano. En ese marco, el pasado lunes 14, fuentes militares informaron que unidades de las fuerzas armadas restauraron la seguridad y estabilidad en el poblado de Maloula, la misma fuente agregó que además, tropas del ejército restablecieron el control sobre el poblado de Sarkha ubicado en la región de Qalamoun. De igual modo, asumieron el mandato en las montañas que rodean el poblado, e impusieron su presencia en la montaña de Tshalma y zonas circundantes a ella que se avecinan a la ciudad de Kasab. Todos estos poblados están ubicados en la zona rural de Damasco.

Estas acciones responden a la decisión del gobierno de recuperar en su totalidad las principales ciudades del país antes de las próximas elecciones presidenciales que se deben realizar a mediados de año. Una postergación del proceso comicial no es por ahora una opción en la que los dirigentes sirios hayan pensado, a pesar del conflicto.

Por otra parte, las fuerzas militares de oposición siria, así como el apoyo regional y el de las principales potencias occidentales se ha comenzado a debilitar, por lo que nuevamente recurren a patrañas que no han podido demostrar respecto del uso de armas químicas por parte del gobierno. En este ámbito, sigue extendiéndose en el bloque occidental la preocupación por el futuro de Israel ante el fortalecimiento de las fuerzas árabes y musulmanas que lideradas por Irán parecieran haber superado lo más difícil de la coyuntura tanto en el país persa como en la propia Siria.

A fin de debilitar la alianza anti sionista, Israel realizó incursiones armadas al este del Líbano e incrementa sus acciones terroristas contra Gaza, pero cada vez más reciben respuestas de las fuerzas militares de la resistencia.

Analistas especializados en el Medio oriente, opinan que el gobierno sirio, mantiene su autoridad sobre alrededor de un 55% del territorio del país en el que se encuentran las principales ciudades, mientras que el 45 % restante controlado por la oposición está conformado en su mayoría por zonas desérticas, de poca concentración poblacional y escasa infraestructura. Sin embargo, estas áreas tienen relevante importancia por encontrarse en ellas la principal zona de producción petrolera del país que se encuentra virtualmente paralizada por las acciones de guerra, en particular el fuego de la aviación y la artillería gubernamental.

Desde el punto de vista económico, el bloqueo comercial, financiero y energético de Occidente y las monarquías árabes, desde hace 3 años ha deteriorado notablemente el poder adquisitivo de la población. La inflación en 2013 llegó al 117%. Así mismo, la escasez de productos se ha hecho cotidiana, a la par de la especulación y el acaparamiento sobre todo en las zonas controladas por la oposición donde la hambruna y la desnutrición han alcanzado niveles alarmantes. La guerra ha tenido un costo de 34 mil millones de dólares para las reducidas arcas del país según la revista The Economist.

Este contexto permite entender las razones por las que el ejército sirio se ha propuesto continuar desarrollando ininterrumpidamente la ofensiva contra los bastiones que conserva la oposición. Sin embargo, el ritmo y la intensidad de la misma estará determinado por consideraciones de carácter más político que militar a partir de las posibilidades de control permanente de los territorios recuperados. A su vez, las últimas acciones exitosas han elevado la moral y auto estima de los soldados del ejército gubernamental lo cual ha devenido en el éxito en las operaciones sobre el terreno.

Por el contrario, la oposición está permeada por la confrontación interna que impide una coordinación operativa de sus acciones. Esto ha conllevado a una caída del apoyo popular a las fuerzas militares opositoras. Así mismo, la merma en el apoyo internacional recibido hasta ahora, debido a su incapacidad para lograr el derrocamiento del presidente sirio y la preocupación de Estados Unidos y sus aliados por el inevitable soporte que están dando a fuerzas terroristas como Al Qaeda y Al Nusra inciden negativamente en la posibilidad de consolidar un frente unido de la oposición.

En otro ámbito, el análisis no puede obviar el cambio de gobierno en Egipto y sus repercusiones en Siria, toda vez que tal hecho produjo una fragmentación de la coalición árabe anti siria. Mientras Catar y Turquía apuntalan a los Hermanos musulmanes deplorando el derrocamiento del ex presidente Mursi, Arabia Saudita, Bahréin y los Emiratos Árabes Unidos han aplaudido tal hecho. Esta situación ha llevado a un nivel tal de confrontación que sauditas y cataríes retiraron sus respectivos embajadores. Así mismo, esto ha significado un deterioro en los mecanismos habituales de ingresos de armas a través de Turquía para la Coalición Nacional Opositora Siria que se ha visto debilitada política y diplomáticamente.

En el plano internacional, vale resaltar que los hechos ocurridos en Ucrania y Crimea, conducirán a que Rusia redoble su decisión y voluntad de apoyar al gobierno sirio. Por una parte, el factor energético que involucra a Irán y a Siria, hace patente que el asedio internacional contra estos países busca que Occidente establezca mecanismos alternativos al abastecimiento ruso de gas a Europa y por otro, el apoyo de Turquía como miembro de la OTAN a las fuerzas opositoras sirias y su aceptación de la intervención estadounidense y europea en Ucrania han generado tensión en sus relaciones con Rusia. Todo esto augura un mayor involucramiento diplomático de Moscú a favor de Damasco y un mayor sustento logístico a sus fuerzas militares.

En el futuro inmediato se vaticina una profundización de las acciones de las fuerzas militares gubernamentales para seguir liberando territorios del control de la alianza de la oposición armada y los grupos terroristas. El objetivo es preparar las condiciones para la ofensiva final que recobre todo el espacio geográfico del país. 

Esto creará condiciones para la realización de las elecciones presidenciales a las cuales la oposición llegará muy disminuida después de los grandes golpes recibidos, lo cual presagia un nuevo triunfo electoral del presidente Al Assad, derrumbando el intento imperial de terminar con su gobierno a fin de asestar un golpe de grandes dimensiones a Irán, verdadero objetivo en la región.

2 comentarios:

  1. La verdad lo siento por el pueblo de Siria y que tristeza que rastreros como qatat y arabia saudita esten unidos con los usa, pues con ello estan creando solo que el pueblo de medio oriente ARABE, se debilite, pues en tal guerra no habra ganador sino que solo perdedores, al debilitarse EL PUEBLO ARABE en beneficio del escremento llamado israel.

    ResponderEliminar
  2. La verdad lo siento por el pueblo de Siria y que tristeza que rastreros como qatat y arabia saudita esten unidos con los usa, pues con ello estan creando solo que el pueblo de medio oriente ARABE, se debilite, pues en tal guerra no habra ganador sino que solo perdedores, al debilitarse EL PUEBLO ARABE en beneficio del escremento llamado israel.

    ResponderEliminar