Páginas vistas en total

jueves, 2 de abril de 2020

El “Marco (Rubio) de Transición Democrática”


Si el anterior secretario de Estado de Estados Unidos Rex Tillerson revivió la doctrina Monroe como instrumento de la política exterior de su país, ahora su sustituto Mike Pompeo pretende reivindicar el corolario Roosevelt de esa doctrina que expone que “La delincuencia crónica (de algunos países latinoamericanos) puede […] hacer necesaria la intervención de alguna nación civilizada, y en el hemisferio occidental la Doctrina Monroe, puede obligar a Estados Unidos […] a ejercer un poder de policía internacional” Fue enunciado en 1904 por Teodoro Roosevelt. 

Este presidente es considerado el padre de la política imperialista más agresiva de la historia de Estados Unidos. Su política exterior llamada del “gran garrote” se sustentaba en la idea de que “cuando se vaya a visitar al adversario, hay que hablar en voz baja, pero llevar un garrote en la mano”. 

Al parecer, Donald Trump quiere imitar a Roosevelt pero sin hablar en voz baja. Con estentórea grandilocuencia pasea su estupidez por el mundo, sin ni siquiera ser capaz de enfrentar con éxito la lucha contra el coronavirus a pesar de dirigir la nación más poderosa del planeta. Ya tiene un portaviones paralizado en Guam porque 150 de los 4.000 marinos están infectados de coronavirus. Así mismo, 1.500 de los alrededor de 40 mil oficiales de policía de New York están contagiados. Trump no es capaz de proteger ni siquiera a sus fuerzas armadas y de seguridad. 

lunes, 30 de marzo de 2020

Debe saber Estados Unidos…


Como una suerte de bestia hibrida bicéfala, en que una de sus cabezas es la de Dios y la otra de un sheriff del lejano oeste de las películas que protagonizaba John Wayne a mediados del siglo pasado, William Barr, fiscal general de Estados Unidos desenfundó su revólver para aplicar la justicia divina que todo dirigente imperial estadounidense cree tener para juzgar a cualquier persona sobre la tierra que no se arrodille ante la fuerza letal de su superior estupidez. 

El caso no pasaría de ser una anécdota más dentro de la continuada, insensata e ineficaz política de sanciones que estados Unidos aplica contra 37 países en el mundo si no fuera porque William Barr un frustrado agente de la CIA, cuya mayor ambición era llegar a ser Director general de esa agencia de inteligencia, tiene antecedentes en esto de dictaminar fantasiosas acusaciones sin pruebas, para después, moviendo su segunda cabeza ofrecer recompensa por la vida de cualquier jefe de Estado. 

Barr que en la CIA trabajó en la oficina de asuntos de China, siendo asesor legal de la Casa Blanca, en tiempos del presidente George H.W. Bush creó los instrumentos “legales” para justificar la invasión a Panamá, el asesinato de cientos de civiles y la captura del General Manuel Antonio Noriega, comandante en Jefe de las Fuerzas de Defensa de Panamá. En este caso ofreció un millón de dólares de premio por la captura del líder panameño. 

jueves, 26 de marzo de 2020

Reflexiones en tiempos de cuarentena


¿Se puede escribir de algo que no sea del coronavirus? ¿No se estará produciendo un hostigamiento mediático sobre el tema? En lo personal, teniendo claro lo que mi familia y yo debemos hacer para cumplir con las normas que ha dictado la Organización Mundial de la Salud para evitar el contagio y la expansión, he decidido no seguir leyendo miles y miles de recomendaciones de todo tipo que llegan, incluso algunas bastante contradictorias. 

El atosigamiento de los que escribimos para tratar de explicar el fenómeno en el marco de las ciencias sociales y políticas no deja de ser menor. Paradójicamente el encierro obligatorio ha hecho que las personas tengan más tiempo para leer, eso se ha notado. Tal vez esa sea una de las pocas cosas buenas que nos deja esta pandemia. 

Es loable el afán de informar acerca de la expansión de la enfermedad, los avances en términos científicos para enfrentarla y las probables repercusiones que este acontecimiento tendrá a futuro para toda la humanidad. 

He tratado de imaginarme el alcance de lo que esta situación pueda significar para la humanidad y me resulta imposible llegar hasta el final. Por supuesto, lo hago desde la perspectiva de lo que siempre he sido y lo que soy, de lo que siempre he pensado y que pienso. Ya lo escribí la semana pasada, pero lo quiero repetir: esta es una guerra del capitalismo contra la humanidad. Es expresión de su declive, de su incapacidad de ofrecer soluciones a los problemas de los ciudadanos y del afán de una minoría de incrementar la riqueza y el lucro a costa del aplastante conjunto de ciudadanos excluidos de los beneficios mínimos necesarios para vivir dignamente durante los 60, 70 u 80 años en que –casi milagrosamente- transitamos por la faz del planeta. 

miércoles, 18 de marzo de 2020

Coronavirus. El capitalismo contra el mundo



La tercera guerra mundial ha comenzado. Es la que el capitalismo le ha declarado al mundo. Este conflicto que se expresa como la lucha contra el coronavirus está poniendo en el tablero las reservas morales, éticas, económicas, políticas, culturales y científicas que la humanidad tendrá que utilizar para enfrentar y vencer a un enemigo implacable que usa armas como el lucro, la ganancia, la expoliación, la destrucción del planeta y la desaparición del Estado en su guerra a muerte contra la humanidad. 

Tal vez esta aseveración parezca tremendista, pero las evidencias están ahí para quien las quiera ver. La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha informado que el gasto de salud per cápita en 2018 fue de 60 dólares en los países de ingreso medio y bajo y de 270 en los de ingreso alto. Al mismo tiempo el Instituto Internacional de Estudios para la Paz de Estocolmo (SIPRI) dio a conocer que en el mismo año el gasto per cápita en armamento en el mundo fue de 240 dólares, lo cual además, como todos sabemos encierra la trampa del uso de promedios toda vez que en Estados Unidos fue de 1845, el de Francia 882, el de Reino Unido 715. . China gasta 169 y Rusia 414, muy por debajo de los miembros del Consejo de Seguridad de la ONU que también lo son de la OTAN. En cualquier caso, todos muy por encima del promedio mundial. Visto de otra manera, los países encargados de garantizar la paz y la vida en el planeta, despilfarran miles de millones de dólares en organizar la muerte. 

jueves, 12 de marzo de 2020

Estados Unidos y la OTAN empantanados en el Asia occidental


Hace unos días fui invitado a impartir una conferencia en un diplomado sobre planificación y cooperación internacional. Me pidieron que expusiera sobre las dinámicas principales de las relaciones internacionales y las variables que se deben manejar para comprender tales escenarios. 

Comencé diciendo que respecto de la guerra fría cuando la bipolaridad hacía que el análisis fuera mucho más simple y acotado, en el mundo de hoy era sumamente complejo esbozar una opinión seria, comedida e informada. Aludía a la superposición y multiplicidad de variables que participan de los procesos, en los que a diferencia del pasado, la simplificación propia del mundo bipolar cuando se caracterizaba a los actores como “buenos o malos”, no ofrece perspectivas de estudio atinadas en el presente. 

Y afirmaba que el mejor ejemplo de esta aseveración es lo que ocurre en el Asia occidental, (llamada Medio Oriente desde la perspectiva eurocéntrica) el Asia central y el norte de África donde están ocurriendo tal cantidad de eventos simultáneos que registrar correctamente la dirección hacia donde apuntan ha devenido -desde mi perspectiva- en el problema más complejo desde fines de la guerra fría, hace alrededor de 30 años. 

jueves, 5 de marzo de 2020

En memoria de Rafael Cancel Miranda. Uno de los grandes de Nuestra América.


Estaba preparando mi artículo semanal. Pensaba escribir sobre las elecciones en Estados Unidos cuando me sorprendió la triste noticia del fallecimiento en Puerto Rico de Rafael Cancel Miranda, uno de los hombres más extraordinarios que he tenido la suerte de conocer. 

Llegué a su humilde casa en Cabo Rojo al occidente de Puerto Rico acompañado de mi amigo Antonio Gaztambide-Geigel cuando preparaba mi tesis de maestría en la que me propuse demostrar que el status colonial de la isla borinqueña era incongruente con el mundo de fines del siglo XX. Eso fue el 26 de julio de 1998. El día anterior se había cumplido el primer centenario (y espero que el último) del inicio de la ocupación de Puerto Rico por Estados Unidos. 

En Guánica (lugar del desembarco yanqui) hubo dos eventos, el de los independentistas, masivo y contundente rechazando la invasión, y el de los anexionistas -mucho más disminuido- conmemorando de forma exultante la llegada de los estadounidenses. No entendía porque ese fervor independentista no se manifestaba en las elecciones. En su discurso, el entonces gobernador Pedro Roselló expuso que llamaría a un plebiscito para que los puertorriqueños opinaran sobre el status del país. 

sábado, 29 de febrero de 2020

Algunas reflexiones de cara a las elecciones en Bolivia


Las elecciones presidenciales y parlamentarias que se efectuarán en Bolivia el próximo mes de mayo estarán signadas por la interrogante que emerge del hecho de que las mismas fueron convocadas por la obligación que tuvo que asumir la dictadura de Jeanine Áñez de realizar comicios después del golpe de Estado de noviembre del año pasado, el cual vino a ser posible por el aval del gobierno de Estados Unidos a través de su instrumento de intervención: la Organización de Estados Americanos (OEA). 

De manera tal que el hecho electoral no se inscribe en un marco de democracia, sino bajo una dictadura que controla la mayor parte del Estado, teniendo como principales estandartes a la embajada de Estados Unidos, las fuerzas armadas, la policía, los medios de comunicación, y las iglesias católica y protestante que se han convertido en verdadero tándem reaccionario, anti democrático (con tintes fascistas en algunos casos) en buena parte de América Latina. De ahí que sean las instituciones más repudiadas en cualquiera de nuestras naciones 

El cuadro general de la situación del país muestra un franco deterioro de las condiciones de vida de la población. Desde la entronización de la dictadura, la economía ha vivido un constante retroceso, sobre todo en los niveles de consumo de la población, lo cual ha sido muy evidente. Por su parte, en términos de represión, ésta ha pasado de ser masiva (1.500 detenidos en los días posteriores al golpe de Estado) a ser selectiva, dirigida básicamente contra cuadros y dirigentes del MAS y del anterior gobierno (alrededor de 160 detenidos en la actualidad).

viernes, 21 de febrero de 2020

La lucha contra el Coronavirus: el mayor reto para China en el siglo XXI.



Desde que estalló la epidemia de coronavirus (Covid-19) en la ciudad china de Wuhan a finales de diciembre de 2019, el gobierno de ese país ha tomado una serie de medidas para contener la propagación del virus mortal, especialmente una cuarentena completa en Wuhan, el epicentro del brote y fuertes medidas preventivas y de control en otras áreas metropolitanas 

Estos esfuerzos han sido ampliamente divulgados, sin embargo los medios transnacionales de la información se han hecho eco de una serie de noticias falsas encaminadas a desinformar sobre el alcance de la epidemia y el esfuerzo del gobierno chino para enfrentar tan poderoso enemigo que amenaza con desplazarse por todo el planeta. Según lo constatado in situ por las autoridades de la Organización Mundial de la Salud (OMS), el gobierno chino ha mostrado competencia en el reto de hacer frente y vencer al flagelo. 

En primer lugar, al establecer la cuarentena en Wuhan, las autoridades chinas han recurrido a una tradicional medida que se ha adoptado en este tipo de situaciones a través de la historia, cuando se actúa frente a una perturbación sanitaria desconocida que necesita ser aislada, mientras se busca interrumpir las vías de transmisión, al mismo tiempo que se atiende la población afectada o susceptible de serlo. 

En este sentido, el gobierno chino demostró alta capacidad de respuesta y gran responsabilidad al decidir la cuarentena total de Wuhan, donde surgió la enfermedad. Esto permitió que la misma no se expandiera a otras regiones y países con la velocidad que si lo hizo en su epicentro. Así, hasta el momento esta ciudad y la provincia de Hubei es la única que muestra una concentración de la epidemia, logrando que fuera de ellas, se manifestara de forma aislada. Esto cobra mayor valor si se considera que el brote se produjo casi en el mismo momento que daba inicio a las fiestas del año nuevo chino, circunstancia en la que se produce el mayor movimiento migratorio del país y del mundo en un corto plazo. 

Esa decisión del gobierno chino impidió que en un mundo globalizado como el que vivimos se desencadenara una propagación exponencial de la epidemia que podría haber alcanzado a regiones muy lejanas del planeta, algunas de difícil acceso en las que tomar medidas de control o combate a la enfermedad hubiera sido extremadamente difícil. En estas circunstancias, cuando se analiza la cantidad de países y personas afectadas a dos meses del inicio de la infección, hay que concluir que el mismo es ínfimo en comparación con lo que hubiera podido suceder si el contagio hubiera comenzado en un país de frágiles estructuras de gobierno y disminuidas capacidades de atención en materia de salud. 

En este sentido, el Director General de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, señaló en una conferencia de prensa el 30 de enero que: "…el gobierno chino debe ser felicitado por las medidas extraordinarias que ha tomado para contener el brote, a pesar del grave impacto social y económico que esas medidas están teniendo sobre el pueblo chino”. 


Vale destacar que en tiempo récord se construyeron tres nuevos hospitales en Hubei, incluido el Centro Médico Regional Dabieshan de 1.000 camas, que entró en funcionamiento el 28 de enero, así como el Hospital Huoshenshan (con 1.000 camas y 34.000 metros cuadrados) y el Hospital Leishenshan (con 1.500 camas y 75.000 metros cuadrados) en Wuhan, que estuvieron listos durante la primera semana de febrero. 

Además de eso, China ha dado una respuesta múltiple al combate contra el virus en el que se ha involucrado no solo el gobierno, también millones de ciudadanos, empresas y organizaciones sociales hicieron donaciones hasta superar los 7 mil millones de yuanes (alrededor de mil millones de dólares) lo cual se sumó a los diez mil millones de dólares que ha autorizado el Estado para enfrentar la crisis. Así mismo se recibieron 5.29 millones donaciones materiales para finales de enero 

Igualmente, desde diciembre cuando se detectó la infección, se activaron los mecanismos de respuesta en el nivel local, provincial y nacional ante la situación creada. El 25 de enero, el primer ministro Li Keqiang fue designado presidente de un grupo pequeño central establecido para luchar contra la epidemia Covid-19 visitando Wuhan dos días después para inspeccionar los últimos avances y transmitir al pueblo la responsabilidad que el gobierno central asumía en el enfrentamiento del virus. De la misma manera, se crearon más de 50 grupos de alrededor de 6.000 médicos y especialistas para atender a los afectados. 

El Ministerio de Industria y Tecnología de la Información instó a los proveedores médicos de toda China a restablecer su capacidad productiva plena para garantizar el abastecimiento sostenido de todos los artículos necesarios. Se creó un mecanismo espacial de suministros para enviar verduras, alimentos y otros insumos vitales desde otros lugares a Wuhan para los nueve millones de residentes que viven en la ciudad. Los sistemas de control de precios y supervisión de calidad también han sido puestos a prueba ya que las demandas de mascarillas y jabón líquido se han disparado. Grandes empresas como Alibaba y Fosun International Limited han realizado compras en el extranjero para suministrar equipos médicos de urgencia a Wuhan. 

Por su parte, las empresas tecnológicas chinas han utilizado internet para diseñar un mecanismo especial de comunicación social del pueblo. Por ejemplo, Tencent ha establecido once plataformas que brindan servicios en línea, como divulgación de información y asesoramiento médico. Se creó una plataforma que ofrece servicios clínicos médicos en línea destinados a reducir la exposición de los pacientes con fiebre al virus en el hospital y otra, ayuda a calmar al público al desacreditar rumores y teorías de conspiración. Didi, una empresa de servicios de transporte de automóviles ha establecido un convoy dedicado a transportar al personal médico en medio del cierre del tráfico de Wuhan. Otra empresa ha ideado una aplicación de búsqueda mediante la cual los usuarios pueden verificar si han sido compañeros de viaje de una víctima infectada. 

En el mundo se ha comenzado a generar inquietud respecto de las repercusiones que esta epidemia pueda tener en la economía china, sobre todo si condice tras ella a una crisis global. En este aspecto, las autoridades han asegurado que “la epidemia tendrá un efecto limitado y controlable en la economía de China, y que el desempeño económico de China de todo el año no se verá muy influenciado a pesar de una disminución de la tasa de crecimiento en la primera temporada”. Vale decir que China ha adquirido notable experiencia en el enfrentamiento de estas epidemias, ya se ha visto en situaciones similares en 2003 y 2009, de la misma manera que supo encarar con éxito las consecuencias del terremoto de Wenchuan en 2008 e incluso la crisis económica y financiera global de 2008. 

No obstante, el gobierno chino se ha mostrado cauto al analizar las probables repercusiones de esta crisis en su economía. Ha dicho que en este momento se encuentra en una fase de transición del crecimiento de alta velocidad propio de las últimas cuatro décadas a uno de alta calidad. En esa medida, ha asumido la protección de su economía contra riesgos financieros externos, la lucha frontal para controlar la contaminación ambiental y la erradicación de la pobreza para el año 2021 como sus tareas básicas del momento. 

Así mismo, desde hace dos años se ha visto involucrada en una guerra económica desatada desde Estados Unidos que tuvo en el apoyo de Washington a las revueltas de Hong Kong del año pasado, su punto más álgido. Todo esto significará repercusiones aún no medibles en materia económica, sobre todo en lo relacionado a la situación de las pequeñas y medianas empresas, el empleo y la estabilidad del valor de la moneda. 

El estudio de los probables impactos de la epidemia ha señalado que los principales daños pueden ser ocasionados en tres sectores primordiales: los servicios, especialmente industrias de consumo como turismo, restauración, entretenimiento y logística (en particular para pequeñas y medianas empresas); el manufacturero, vinculado a industrias de telefonía móvil, automóvil y electrónica debido al tiempo indefinido en la la interrupción de labores antes del retorno normal de las operaciones; y el comercial, debido a posibles recortes o incluso el cierre de líneas aéreas, rutas marítimas y fronteras por parte de algunos países como resultado del pánico prevaleciente o de decisiones de carácter político que se han tomado en algunos países para afectar a China y sacar provecho de la crisis. 

En cualquier caso, este evento está poniendo a prueba la capacidad de la economía de China para enfrentar grandes desafíos. Paradójicamente, a corto plazo, la epidemia no causa un efecto negativo en la economía, sino que por el contrario, ha beneficiado a industrias como el comercio electrónico, el juego y el entretenimiento en línea de millones de personas que han debido permanecer en sus hogares. Al mismo tiempo, el gobierno chino ha dado rápida respuesta financiera a la crisis dando cuenta de la capacidad y solidez de su hacienda. 

Por otra parte, en Estados Unidos, ciertos sectores han puesto en duda la capacidad de China para enfrentar los compromisos de la Fase I del acuerdo para dar una tregua conveniente a ambos países en su guerra comercial de dos años. Al respecto, todo indica que China podrá cumplir sus compromisos, sobre todo en materia de compra de productos agrícolas, desvaneciendo agoreros análisis que apuntaban a crear más y mayor incertidumbre. Al contrario, los estudios previos llevan a pensar que la crisis pudiera conducir a un aumento de las importaciones chinas desde Estados Unidos sobre todo de equipamiento e insumos médicos. 

Para China este desgraciado suceso significará la necesidad de adoptar nuevas medidas para estimular la economía, fortaleciendo su capacidad de consumo, construcción de viviendas y el avance aún más acelerado del desarrollo de nuevas tecnologías sobre todo en aquellas áreas que comienza a mostrar un liderazgo mundial como la 5G y la inteligencia artificial. 

En otro ámbito, desde el primer momento el gobierno chino comenzó a trabajar junto a la OMS para coordinar acciones en el combate de la epidemia, de manera primordial a fin de evitar su propagación global, después que el director general de la institución declarara este mal como "emergencia de salud pública de interés internacional (PHEIC)", 

China ha estado informando a sus ciudadanos y al mundo de todos los avatares de la epidemia lo cual ha generado confianza en la comunidad internacional y en el propio pueblo chino respecto de las medidas para enfrentar el flagelo. En este sentido, China ha comprendido y aceptado las medidas que otros gobiernos han tomado para aislar la propagación de la enfermedad, tomando decisiones propias en ese sentido y esperando la solidaridad y el apoyo de la comunidad internacional sobre todo en dar posibilidades de adquirir los insumos necesarios para combatir el virus, agradeciendo además, los aportes que en este ámbito puedan hacer otros países.

sábado, 15 de febrero de 2020

ESPECIAL: Presentan el la feria del libro de La Habana un libro "fundamental" para conocer China | Spanish.xinhuanet.com



Por Raúl Menchaca.                               

LA HABANA, 11 feb (Xinhua) -- El académico chileno-venezolano Sergio Rodríguez Gelfenstein siente hoy, al presentar su libro "China en el siglo XXI. El despertar de un gigante" en la Feria Internacional del Libro de La Habana, que ha cumplido uno de sus sueños de niño: conocer a China.

"Mi padre sentía una gran admiración por China y desde niño me enseñaba historias de esa tierra lejana entonces para mí", explica a Xinhua este hombre de 63 años, hijo de un venezolano y una chilena.

Aquella inquietud infantil quedó trascendida en el libro, producto final de la investigación en opción a la categoría de Doctor en Estudios Políticos por la Universidad de Los Andes, de Venezuela.

viernes, 7 de febrero de 2020

Réquiem por una Europa decrépita y en decadencia


En enero de 2003 el secretario de Defensa de Estados Unidos, Donald Rumsfeld acuñó el epíteto de “Vieja Europa” para referirse a ciertos países de la región oeste de ese continente que rechazaban participar en la guerra que Estados Unidos desataría más tarde contra Irak. 

En contraposición, Rumsfeld exaltaba el apoyo recibido de los países del este que durante casi medio siglo estuvieron atados a la Unión Soviética y que habían realizado una transición anti dialéctica hacia la extrema derecha. Rumsfeld los llamó la “Nueva Europa”. A ellos se unían los gobiernos de Gran Bretaña dirigido por Tony Blair, España, José María Aznar e Italia de Silvio Berlusconi que representaban la subordinación más extrema a las políticas emanadas de la Casa Blanca. Con ellos finalmente pudo desatar su guerra a partir de informes falsos creados con ese objetivo.

La referencia peyorativa por parte del ministro de la guerra de la mayor potencia mundial, considerada una aliada a ultranza de Europa, fue expresión del ideario unipolar que Estados Unidos comenzó a construir tras el ataque terrorista contra New York y Washington el 11 de septiembre de 2001. Algunos intelectuales como Francis Fukuyama y Robert Kagan se habían encargado de dar soporte teórico a esta aberración. 

viernes, 31 de enero de 2020

Estados Unidos, Colombia y la derecha mundial aliados en el atropello de la justicia


En su continuado afán de destrucción del derecho internacional y establecimiento de la supremacía de la fuerza como instrumento de las relaciones entre Estados, las potencias occidentales, en especial Estados Unidos ha ido tomando – sobre todo desde la llegada al poder de Donald Trump- una serie de medidas que por el influjo de su poder va haciendo carne en el sistema, en particular en los países subordinados de Europa y América. 

Así, Trump abandonó la UNESCO, el Consejo de derechos humanos de la ONU, el Acuerdo de París sobre cambio climático, el tratado comercial Transpacífico y el Acuerdo nuclear con Irán. Por supuesto, cada país tiene el derecho soberano de decidir a que instancia pertenece o no. 

Pero cuando ello reviste el interés abierto o subterráneo de disipar la institucionalidad que con extremas dificultades ha permitido que no haya habido guerras nucleares, como tampoco conflictos bélicos de dimensiones planetarias en los últimos 75 años, tales decisiones entrañan sumo riesgo para la humanidad. Cuando además quien atenta contra esta precaria estabilidad es el país más poderoso del mundo, las preocupaciones van en aumento. 

miércoles, 22 de enero de 2020

Algunas impresiones sobre la guerra aérea y sus pormenores


Estoy en Nicaragua, tierra que evoca recuerdos y pasiones. El rencuentro con amigos entrañables trae a la memoria acontecimientos del pasado. Algunos se miran a la luz de los hechos actuales que llevan al pensamiento y la reflexión sobre el mundo, la política…sobre la vida misma.

Tuve el privilegio de escalar uno de los peldaños más altos de la condición humana cuando la vida me dio la oportunidad de luchar por la libertad de un pueblo hermano, en mi caso junto al pueblo nicaragüense y el FSLN durante la guerra en contra de la oprobiosa dictadura somocista. Mi lugar en la batalla fue en el Frente Sur “Benjamín Zeledón”, ubicado en el suroccidente del país en el borde fronterizo con Costa Rica. Tuvo la característica de ser la única región del país donde se desarrolló una guerra de carácter regular en los días previos a la derrota y huida del dictador.

jueves, 16 de enero de 2020

¿Aparecerán uvas con cianuro contra Piñera?


El 11 de mayo de 1983 se inició en Chile la primera Protesta Nacional contra Pinochet, comenzando así una ofensiva que no se detendría hasta el 11 de marzo de 1990 cuando el dictador se vio obligado a abandonar la Moneda. Empezaba así lo que pomposamente se denominó “transición a la democracia”, hecho que nunca ocurrió en su totalidad en tanto los usufructuarios de la derrota del tirano prefirieron dar prolongación a “su obra”, en vez de emprender el camino hacia la transformación del país en una verdadera democracia con participación popular en el marco de un sistema político equitativo y de derechos para todos los chilenos. 

Las jornadas de protesta contra la dictadura fueron convocadas -al igual que ahora- por una vasta amalgama de fuerzas sociales apoyadas por agrupaciones políticas tan amplias que sumaron a aquellas que fueron perseguidas por la dictadura con otras que apoyaron, favorecieron y aplaudieron el golpe de Estado, en especial el partido demócrata cristiano, que solo se hizo opositor cuando constató que Pinochet no le iba a transferir el poder como esperaba. 

jueves, 9 de enero de 2020

17 objetivos no cumplidos por Estados Unidos al asesinar al general Soleimani


En el siglo VI antes de Cristo, específicamente durante el año 550 (un poco más de 2.300 años antes que surgiera Estados Unidos) Ciro II el Grande, quien había unificado a los persas conquistó Babilonia, Siria, Irak y parte del Asia Menor. Una de las características de su gobierno fue tratar a los países sometidos con respeto a sus costumbres y tradiciones y hasta con magnanimidad, generando un concepto novedoso en la antigüedad. Su hijo Cambises II continuó su labor tomando Egipto y creando el mayor imperio conocido en la región en toda la historia. 

Mucho más recientemente, durante la penúltima década del siglo pasado Irán derrotó a Irak tras una guerra de 8 años a pesar que Saddam Hussein recibió el apoyo financiero, militar y político de Occidente en el afán de destruir la revolución islámica. 

Sólo Donald Trump con su ignorancia y arrogancia habitual puede justificar la barbarie cometida diciendo que “Irán nunca ganó una guerra, pero nunca perdió una negociación".