Páginas vistas en total

domingo, 11 de diciembre de 2011

Estados Unidos no pierde tiempo


Nadie puede poner en duda el éxito que tuvo la cumbre de la CELAC. Habrá quien quiera poner el énfasis en las diferencias y encontrará no pocas de ellas. El gran reto será poder superar esas diferencias para construir sobre aquellos ámbitos en los cuales existen puntos de vista y necesidades comunes.

Nadie tampoco puede dudar que Estados Unidos conspirará permanentemente para el fracaso de esta instancia integracionista. Lo hizo antes de nacer y lo hará mientras pueda.

Apenas una semana ha transcurrido del fin de la Cumbre y ya se han comenzado a evidenciar las manifestaciones que presagian ese destino. Al día siguiente de finalizada la magna cita de Caracas se reunieron en Mérida, México, los países tutelados por gobiernos de derecha, Colombia, Chile, Perú y la nación sede para “acelerar el paso en la integración profunda en materia económica y aprovechar la cuenca del Océano Pacífico para incrementar los flujos de comercio” según manifestó el presidente Calderón. Panamá ya ha manifestado su intención en incorporarse a la llamada “Alianza del Pacífico” que busca contrarrestar el peso que los gobiernos progresistas tienen en Unasur.

En otro orden Panamá, Estados Unidos y Colombia anunciaron la instalación de una academia de estudios y entrenamiento en patrullaje de fronteras, según dijo el ministro de Seguridad panameño, José Raúl Mulino. Precisó que “en esa entidad se formarán unidades especializadas en combatir el tráfico de drogas, a los indocumentados y en la vigilancia fronteriza en áreas de difícil acceso”. Dijo que Estados Unidos y Colombia se han comprometido a cooperar y dar asistencia a esa academia, para lo cual fue rubricado un acuerdo con ambos países.

Los latinoamericanos y caribeños tenemos amplia experiencia y conocimiento de lo que significa asesoría de Estados Unidos en esta materia. En los hechos, se creará una nueva base militar con presencia estadounidense en América Latina.

Finalmente, con la construcción de una carretera a orillas del río San Juan en la zona fronteriza con Nicaragua el gobierno de Costa Rica además de violar la normativa ambiental de ambos países busca militarizar la zona, como lo denunciaron organizaciones ambientalistas de Costa Rica. Las obras se ejecutan bajo un decreto de emergencia dictado por la presidenta Laura Chinchilla, en octubre de 2010.

Todos conocemos la tradición pacifista y solidaria del pueblo costarricense. Sólo un gobierno lacayo y apoyado por Estados Unidos es capaz de envalentonarse, generar tensiones en la frontera con Nicaragua, y provocar un conflicto internacional para crear condiciones para una posible intervención militar de Estados Unidos en la región.

La Cumbre de la CELAC fue positiva, pero como advirtió el presidente de Cuba, Raúl Castro el éxito del nuevo bloque internacional "dependerá de lo que hagamos" porque "no se trata sólo de ponerle un nombre".

Una de las primeras cosas que habrá que hacer es estar alertas ante los intentos de Estados Unidos para generar tensiones y conflictos entre nuestros países a fin de hacer fracasar -de esa manera nuestra- voluntad integracionista.

No hay comentarios:

Publicar un comentario