Páginas vistas en total

domingo, 18 de septiembre de 2011

Guerra avisada no mata soldados

El escenario internacional actual nos envuelve en un marco de impunidad, agresión e inoperancia de las instituciones. Las normas de derecho internacional son violentadas, el Secretario General de la ONU actúa desembozadamente al servicio de los Estados canallas y las más elementales normas de convivencia internacional son avasalladas por el peso de la fuerza militar que no se detiene ante el respeto a los principios de soberanía,  no injerencia en asuntos internos de otros estados y libre determinación de los pueblos.

En ese contexto hay que ser demasiado inocente para suponer que es una casualidad que en menos de una semana se hayan realizado cuatro agresivos ataques diplomáticos de Estados Unidos contra Venezuela.

La escalada comenzó el día 9 cuando  la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC por sus siglas en inglés), adscrita al Departamento del Tesoro, catalogó como “narcotraficantes y terroristas” al General Clíver Alcalá Cordones, al diputado Freddy Bernal, al ex Amílcar Figueroa, diputado y al oficial del ejército Ramón Madriz”. Por supuesto no presentó prueba alguna en contra de estos ciudadanos venezolanos.

El viernes 16 la Corte Interamericana de Derechos Humanos emitió una sentencia en el caso del dirigente de ultra derecha Leopoldo López, quien fue inhabilitado por la Contraloría General de la República, para ejercer cargos en la administración pública por haber incurrido en hechos de corrupción. La Corte es una de las instituciones que forma parte de esa entelequia que se llama sistema interamericano, y ha servido por más de 60 años como parapeto jurídico para las agresiones de Estados Unidos en el continente.

El mismo día se dio a conocer el “Informe anual de Estados Unidos sobre libertad de culto,”  en el cual se establece la “preocupación” de Estados Unidos porque los grupos que critican al Gobierno de Venezuela “están sujetos a acoso e intimidación”. Según la Secretaria de Estado Hillary Clinton, los países que han sido señalados en el informe “estarán sujetos a sanciones del Departamento de Estado”. Cerró la semana las declaraciones del “siempre presente” Roger Noriega que acusó al presidente Chávez -con el poder que le dan las armas del Pentágono y la CIA- de proteger narcotraficantes.

Sólo debemos recordar que a Salvador Allende se le acusó de querer establecer el comunismo para organizar y financiar un golpe de estado en su contra, al gobierno de Afganistán de proteger a Osama Bin Laden para invadir ese país y causar miles de víctimas civiles, a Saddam Hussein de poseer armas nucleares para apoderarse de las riquezas petrolíferas de Irak y a Gaddafi de violar los derechos humanos para bombardear inmisericordemente a la población civil libia.

Todos sabemos que Estados Unidos no necesita argumentos ni preceptos legales para invadir otros países, violentar su soberanía y apoderarse de sus recursos. La historia nos da innumerables pruebas en ese sentido. Pero, ahora –en medio de su debilidad económica – necesita de otros instrumentos. Por ello usa a la OTAN, azuza a otros países, busca alianzas internacionales, utiliza el Consejo de Seguridad  de la ONU  y se vale de los medios de comunicación para transmitir sus falsas verdades.

Las evidencias están a la vista y por ahí dicen que “guerra avisada no mata soldados”. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario