Vistas de página en total

jueves, 11 de julio de 2024

¿Existe un sistema democrático en Irán?

 

Se suele suponer que el concepto de democracia tiene carácter universal a partir del prototipo occidental que tuvo sus prolegómenos en Atenas hace alrededor de 25 siglos atrás, y que adquirió características modernas tras el triunfo de la revolución francesa en 1789. Unos años antes, la independencia de Estados Unidos había conducido a que en 1787 se elaborara, y en 1789 se pusiera en vigor, la Constitución de ese país.

La fuerza transformadora de la Francia revolucionaria de fines del siglo XVIII y el potencial económico de Estados Unidos que logró la primacía mundial en la penúltima década del siglo XIX, fueron convirtiendo los paradigmas emanados de estos hechos históricos en cuasi “verdades absolutas” para Occidente y, eventualmente para todo el mundo.

No obstante, los procesos modernizadores fueron adquiriendo singularidades, ritmos y definiciones propias a partir de características idiosincráticas, concepciones filosóficas y fundamentos históricos en cada región y país del planeta. El no reconocimiento y, peor aún, la no aceptación de esta verdad inspira prácticas agresivas e intervencionistas de países poderosos que intentan imponer su lógica por cualquier vía, incluyendo aquellas que emanan del uso de la fuerza.

Pero la democracia es muy diversa. Daré algunos ejemplos para recrear esta aseveración. En Estados Unidos, los ciudadanos no eligen a su presidente sino a unos electores que lo hacen por ellos. El problema es que, salvo en dos estados (Minnesota y Maine), puede ocurrir que la decisión de la mitad menos uno de los votantes no tenga ningún valor porque el ganador se lleva el voto de todos. Ello permite que un presidente pueda ser elegido por una minoría como ocurrió en el año 2000 cuando fue elegido George W. Bush a pesar que Al Gore obtuvo mayor cantidad de votos populares.

En las recientes elecciones en el Reino Unido, el partido Reform UK obtuvo 5 diputados con el 14.3% de los votos, la misma cantidad que el Unionista Democrático que solo obtuvo el 0,6% de la votación. De igual manera, el partido Liberal Demócrata que obtuvo 12,2% de los votos logró ganar 72 diputados. Como se puede observar la matemática electoral es muy extraña, sobre todo cuando se auto cataloga como democrática.

miércoles, 3 de julio de 2024

¿Por qué se sorprenden por los avances de la ultra derecha? (II y final)

 


Fe de errata. En la primera parte de este artículo publicado la semana pasada cometí un error que fue oportunamente detectado y señalado por un acucioso lector y amigo. En referencia a Kurt Kiesinger, dije que fue canciller Federal de Alemania entre 1967 y 1971. En realidad debe decir que lo fue entre 1966 y 1969. Gracias a Luis Vignolo por la observación. Pido disculpas a todas y todos por el error.

Dando continuidad al tema, es importante mencionar a algunos importantes jerarcas nazis y sus familiares que se insertaron en la lógica imperial de preeminencia occidental en el mundo que se construyó tras finalizar la guerra. Al respecto, una profunda y pormenorizada investigación fue realizada por el periodista y escritor holandés David de Jong y publicada en 2022 en un libro titulado “Multimillonarios nazis. La oscura historia de las dinastías más ricas de Alemania”.

En esta obra se señala que uno de ellos, Jurgen Schwab era el director gerente de Escher Wyss, una empresa industrial suiza centrada en la ingeniería y la construcción de turbinas a la que los nazis le otorgaron un status especial (que permitía el trabajo esclavo). Su hijo, Klaus, fundó el Foro Económico Mundial en 1973 elogiando a su padre por “asumir muchas funciones en la vida pública en la Alemania de la posguerra”.

Klaus Schwab fundó en 1992 el “Foro de Jóvenes Globales” originalmente Foro Económico Mundial (WEF) a través del cual -según sus propias palabras- ha “penetrado en los gabinetes” de varios países. Así mismo, esta organización inspirada por las ideas nazis ha puesto a sus miembros en “posiciones de liderazgo en bancos de inversión, Big Tech, los principales medios de comunicación, grupos de expertos y más…”

Justo en la semana que transcurre exempleados del WEF denunciaron discriminación de género y racial en la organización y señalaron que se habían producido muchos casos de acoso sexual al personal femenino, que incriminan a Klaus Schwab, acusado de diversos casos de segregación. En este ámbito, decenas de antiguos y actuales empleados han descrito estas situaciones, y también han salido a la luz violaciones de la legislación laboral a través de denuncias internas y correos electrónicos. Así, se hace patente una vez más como este nazi encubierto sigue desarrollando sus prácticas con total impunidad y apoyo de la institucionalidad.

viernes, 28 de junio de 2024

¿Por qué se sorprenden por los avances de la ultra derecha? I



Hace 100 años, en 1924, después de ocho meses en prisión, Adolfo Hitler salió de la cárcel a donde había recalado tras intentar un golpe de Estado el año anterior. Durante su estadía en el penal, esbozó las primeras páginas de su obra “Mi lucha” en la que exponía algunos fundamentos básicos de su pensamiento incluyendo la exacerbación del nacionalismo extremo, el antijudaísmo y el anticomunismo. Un siglo después, sus ideas siguen vivas y se propagan por toda Europa, esta vez teniendo a Ucrania como centro de basificación y expansión.

Hoy, igual que hace 100 años atrás el fascismo se prepara para tomar el poder. Hoy como hace 100 años atrás, el mismo se esconde detrás de ideas socialistas. Hoy como hace 100 años atrás, la crisis económica es el caldo de cultivo para su irradiación. Hoy como hace 100 años atrás, le echan la culpa a “los otros”, en aquella época a comunistas y judíos, hoy a los rusos.

Tal vez la única gran diferencia entre ambos momentos es que en el siglo pasado tales ideas se difundían a partir de un líder mesiánico y violento y ahora, lo mismo ocurre tras dirigentes mediocres, ignorantes y bastante limitados, algunos incluso, mucho más que Hitler aunque igualmente violentos. En esa época, el líder asumió la ejecución del plan e involucró al pueblo alemán en él. Hoy, los dirigentes europeos dejan que Estados Unidos lo conduzca, que los ucranianos pongan la “carne de cañón” mientras ellos se limitan a someter a sus pueblos a la inflación, la crisis económica, el fin del estado de bienestar y el empobrecimiento paulatino.

El objetivo es el mismo y los resultados también. Pronto Europa será presa del extremismo de derecha, el supremacismo, el racismo y la crisis. Pero esta vez no vendrá el ejército rojo soviético a salvarlos y no habrá plan Marshall para su ”recuperación” porque en este caso, ha sido Estados Unidos el que ha provocado esta crisis, a fin de someter a Europa y llevarla a la total insignificancia como actor político internacional.

No, el soldado Ryan no los podrá salvar, sencillamente porque no tiene capacidad para hacerlo. Sus prioridades son Ucrania (contra Rusia), Israel (contra Irán) y Taiwán (contra China). No ha podido evitar que sus portaviones sean expulsados del mar Rojo por los baratos pero eficientes misiles yemeníes, reiterando lo ocurrido en el Mediterráneo cuando los portaviones yankis intentaron amenazar al Líbano y Hezbollah, -sin necesidad de lanzarlos- le mostró a la marina yanki sus poderosos misiles antibuques que la hicieron huir a toda velocidad de ese mar; tampoco ha conseguido impedir que la cúpula de hierro israelí no sea penetrada por los misiles de Irán; no ha logrado que Corea del Sur sea inmune a las bolsas de mierda que le envían desde el norte; y ha sido imposible para Washington que los africanos no expulsen a Francia – y a ellos mismos en algunos casos- de su territorio; tampoco ha conseguido que Cuba, Nicaragua y Venezuela se rindan y ni siquiera que Arabia Saudita continúe en el acuerdo del Petrodólar. ¿Cree alguien que podrá salvar a Europa de la debacle nazi fascista que la acecha?

jueves, 20 de junio de 2024

A 80 años de la Operación Bragation. Algunas experiencias necesarias de recordar

 


Mientras el soldado Ryan preparaba con bombos y platillos su show en Normandía, en el frente oriental, con total discreción, el alto mando soviético comenzaba a preparar la operación que a la postre resultaría decisiva para el desenlace de la segunda guerra mundial.

El 22 de abril de 1944 se realizó en Moscú una reunión para organizar la campaña de verano-otoño. Aunque en las batallas de Stalingrado y el Arco de Kursk, llevadas a cabo el año anterior, el potencial bélico germano había sido duramente golpeado y su moral y espíritu de combate había caído abruptamente, aún conservaba un fuerte dispositivo que podía ser empleado para establecer una férrea defensa que impidiera su total expulsión del territorio soviético. El mando alemán quedó de alguna manera desarticulado y sin capacidad de respuesta a los movimientos estratégico-operativos que planteaba el Ejército Rojo.

Ahora, el Gran Cuartel General (GCG) presidido por Iósif V. Stalin se proponía expulsar a los alemanes de Bielorrusia, liberando esa occidental república soviética. En esa reunión, Stalin le informó a los participantes que en junio los aliados se disponían “por fin a desembarcar grandes fuerzas en Francia”.

Stalin opinaba que la obligación de los alemanes de combatir en dos frentes simultáneamente, agravaría su situación, dudando que tuvieran capacidades para hacerlo. Así mismo, pensaba que la derrota de la agrupación alemana en Bielorrusia conduciría a un desplome estratégico de su defensa. A continuación, dio instrucciones para elaborar de inmediato el plan.

lunes, 17 de junio de 2024

Un nuevo holocausto en el siglo XXI. El sionismo amenaza al mundo



El horror que producen las brutales acciones sionistas en Gaza y Cisjordania es expresión patente de la incapacidad de Occidente y del capitalismo de proporcionar paz y desarrollo a la humanidad. El sionismo se ha propuesto – en nombre de un supuesto mandato divino- barrer a los palestinos del territorio que les pertenece. Estos hechos son comparables con los crímenes más horrendos en la historia: el esclavismo, el señorío feudal y su plan de exterminio, los genocidios coloniales de Europa en África y América Latina y el Caribe, las dos guerras mundiales que incluyeron la barbarie nazi-fascista en su afán de aniquilamiento de comunistas, judíos y gitanos y el exterminio de los pueblos originarios durante la expansión estadounidense en el norte de América,

A través de la mayor parte de la historia, árabes y judíos vivieron en paz y armonía en el Asia Occidental. Pero, a finales del siglo XIX, en el marco del inicio de la fase imperialista de Estados Unidos, el sionismo surgió como instrumento de usurpación y exterminio territorial del pueblo palestino. A partir de ese momento, no ha habido paz para ellos. La historia del siglo XX es la historia del despojo palestino por parte del sionismo.

El acontecer del siglo XXI, iniciado tras las acciones terroristas del 11 de septiembre de 2001, que Estados Unidos conoció de antemano, pero no evitó a fin de imponer un mundo unipolar bajo su hegemonía, tuvo en los años 2008-2009 un punto de inflexión cuando la crisis financiera impidió que la supremacía unipolar se extendiera por el planeta.

Unido a ello, China se había transformado en una gran potencia económica, financiera, científica y tecnológica y Rusia había salido del marasmo en que la sumergió el descalabro de la Unión Soviética de la mano de Gorbachov y Yeltsin. En 2012, Vladimir Putin retomó las riendas del poder en Moscú. El mismo año, Xi Jinping fue elegido secretario General del partido comunista de China.

Algunos dirían que es el destino, otros, que fueron las circunstancias, los marxistas podrían opinar que, en realidad lo que se produjo fue una confluencia dialéctica de causas objetivas y subjetivas, pero lo cierto es que en ese año 2012, se inició un proceso de inflexión estratégico en la historia de la humanidad, comenzando una era de construcción de un nuevo mundo orientado por otros preceptos y bajo otros parámetros.

lunes, 10 de junio de 2024

La otra cara del desembarco de Normandía

 


Aunque la vorágine de acontecimientos internacionales es muy intensa, trato de escribir solo un artículo a la semana para no atiborrar a mis lectores con tanta información. Esta semana era inevitable comentar el triunfo de Claudia Sheinbaum y de la alianza que va a dar continuidad al gobierno de López Obrador en México.

No obstante, he visto con asombro el burdo y vergonzoso show de celebración del 80 aniversario del desembarco en Normandía en Francia, suponiendo que el mundo está lleno de estúpidos que no se dan cuenta que están intentando tergiversar la historia. Me parece que algo hay que decir. Pero como no me da tiempo de escribir algo nuevo, recuperé un artículo que escribí en junio de 2014 con el mismo motivo, cuando se cumplieron 70 años del hecho. Creo que tiene validez y actualidad. Al final una pequeña nota de comentario.

La otra cara del desembarco de Normandía

Entre agosto de 1942 y febrero de 1943 se desarrolló el enfrentamiento bélico de mayor dimensión en la historia de la humanidad. La batalla de Stalingrado produjo un poco más de 2 millones de bajas entre soldados de ambos ejércitos y civiles soviéticos.

La victoria soviética significó un punto de inflexión en la intención nazi de derrotar a ese país y el inicio de una contra ofensiva de las Fuerzas Armadas al mando del mariscal Zhukov, que no se detuvo hasta la victoria definitiva en Berlín en mayo de 1945. En esa medida, Stalingrado, encarnó un cambio en la correlación estratégica de fuerzas de la segunda guerra mundial y la convicción de Occidente que el poder soviético no iba a caer por la fuerza avasalladora del ejército nazi, aspiración suprema de las fuerzas aliadas que durante los dos años anteriores miraban con ambición no oculta que ese hecho ocurriera.

Intentando contener a las tropas soviéticas, en julio de 1943 Hitler ordenó el ataque de sus principales fuerzas, lo que dio origen a la Batalla de Kursk, (en territorio ucraniano), considerada la de mayor dimensión en cuanto a la participación de blindados (8.000) y de aviones (5.000) entre ambos contendientes. Los soviéticos pasaron a la ofensiva y entre julio y agosto lograron derrotar a la mayor agrupación de fuerzas alemanas sobrevivientes de Stalingrado convenientemente reforzadas por Hitler. La derrota en Kursk fue el último intento nazi de pasar a la ofensiva en el frente oriental.

miércoles, 5 de junio de 2024

México. Desde los mayas y los aztecas hasta Claudia Sheinbaum y la 4ta. Transformación


No es casual. Está en los anales. El pueblo mexicano lo hizo una vez más como en muchas otras ocasiones a lo largo de la historia. Es verdad que a Hernán Cortés lo acompañó una Malinche (el domingo pasado también hubo otra cortejando al pasado) pero la memoria nos recuerda a Atotoztli, Tomiyahuatl, Eréndira y Tecuichpo, grandes mujeres que forjaron la nación azteca. En el siglo XXI hay otra: se llama Claudia Sheinbaum. Como ella misma dice “provengo de familia judía y estoy orgullosa de mis abuelos y de mis padres” pero no olvida que “fui educada como mexicana”. En el país hermano hay muchas Claudias. Yo conozco a varias de ellas.

No obstante esto, en su conferencia de prensa matinal del pasado 3 de junio, el presidente Andrés Manuel López Obrador (AMLO) señaló con precisión quien había sido el protagonista de la jornada y quien había jugado el papel principal en el proceso de evolución de su país iniciado en 2018: Dijo AMLO: “…ayudé en la transformación del país, como lo han hecho millones de mexicanos porque yo no soy el único; a mí me tocó la construcción de un proceso, pero los actores principales, los protagonistas principales de este cambio fueron millones de mujeres y de hombres que han venido luchando”.

He ahí la esencia de lo que la oligarquía no entiende sobre lo que está ocurriendo: el pueblo ha sido el protagonista de los hechos y el intérprete principal de los acontecimientos que condujeron a los extraordinarios resultados electorales del pasado domingo.

Y es que como dije al comienzo, desde la resistencia de aztecas y mayas al colonialismo español signado por el triunfo de la “Noche Triste” y la organización de la defensa de Tenochtitlán que estableció niveles inauditos de resistencia solo superados por el salvajismo, el desprecio, y la barbarie propia de los españoles y su superioridad en materia bélica, los mexicanos no han dejado de luchar. La resistencia fue derrotada, y tuvo un alto costo humano pero generó un sentimiento de orgullo por lo propio que aún hoy vive en el alma de los mexicanos. Se siente desprecio por la Malinche y altivez por la historia pasada.